Black and White

Kevin Costner es un abogado que ha enviudado recientemente y ha quedado con la responsabilidad de cuidar a su pequeña nieta Eloise. Todo parece ir en orden, salvo porque la abuela paterna de la niña comienza a reclamar  la patria potestad.

La vida de Eloise comienza a convertirse en material de juicio por racismo, dado que la familia del padre de la niña es afroameriana, mientras que Elliot Anderson (Costner) es un abogado blanco. Así, en medio del alcoholismo de Anderson, su tristeza por la pérdida de su esposa y su profundo amor por la pequeña, debe enfrentarse a largos juicios, mientras parece que pierde control no sólo sobre el resultado de la disputa, sino sobre una niña que siente que no pertenece a ningún lado.

Una película muy sencilla en su forma, pero emotiva, dadas las interpretaciones de todos los actores, sobre todo de Octavia Spencer, quien hace la contraparte de Costner, complementando su personalidad. Además pone en tela de juicio conceptos que se han cargado durante años en Estados Unidos y que siguen dando mucho de qué hablar, en cuanto a las diferencias se refiere.

Lea también  Costa da Morte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *