Darker than Midnight

Esta película que formó parte de la Semana de la Crítica de Cannes, retrata la vida de varones jóvenes que se encuentran en el mundo de la prostitución, una situación aparentemente constante en Italia, como también se muestra sutilmente en la última película de Abel Ferrara: Pasolini.

Davide es un chico de facciones extraordinarias, que sueña con estrellas de la música y vive en el mundo que ha creado en su ático, que está lleno de todos los objetos “prohibidos”. Un día escapa de la casa, donde hasta entonces habitaba con su hermano opuesto a él, la madre que lo adora y el padre que se siente imposibilitado de lograr cambiarlo.

Así, Davide descubre de a poco su sexualidad y arma una nueva familia al lado de otros jóvenes en la misma situación. Sebastiano Riso muestra con una fotografía alucinante, brillante, llena de luces y color, una vida terrible que se mantiene inamovible, contenida e inerte. Hay tanta pulsión de vida dentro de Davide y, sin embargo,  al mismo tiempo siente la imposibilidad de vivir. Es un miedo a aceptar su realidad, pero a la vez se entrega a ella.

La manera en la que se desvelan los detalles de Davide resultan de intercalar su presente con distintos puntos de su pasado, que se entrelazan con la información necesaria para conocer de a poco al personaje. Darker than Midnight revela los profundos secretos que surgen cuando el sol se ha ocultado, pero también refleja el brillo ausente de un alma joven que emana luz y que se opaca, día a día, ante la brutalidad de la realidad que le rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *