Días de vinilo

Las historias que involucran a grupos de amigos siempre han despertado el interés del público. No es casualidad que una de las series más importantes de todos los tiempos sea, justamente, Friends (1994-2004). Lo interesante del tema es que, más allá de la idiosincrasia propia de cada cultura, existen lazos que exceden las costumbres y que nos unen como humanidad.

En la Argentina, diversas series de los 80 y los 90 se encargaron de registrar a grupos de amigos que atravesaban por períodos de altibajos, pero que siempre terminaban juntos. El espectador argentino recordará, con nostalgia, producciones como Clave de sol (1987-1991), La banda del Golden Rock (1991-1993) y Montaña rusa (1994-1996). Esta temática no está tan presente, sin embargo, en el cine nacional. Es por esta razón que Días de vinilo se percibe como un homenaje a aquellos tiempos.

Gabriel Nesci es novato en el séptimo arte. De hecho, la película que nos convoca es su primera producción en este campo. Su antecedente se remonta a una serie argentina titulada Todos contra Juan (2008-2010), en la que fue creador junto con el actor Gastón Pauls. En ella ya se observaba la temática que regiría su próximo proyecto: Juan Peregia (Gastón Pauls) es un actor y profesor de teatro de unos 30 años, que posee un grupo cerrado de amigos. Juan tuvo tiempos mejores como actor y en la actualidad siente la indiferencia del público (nadie lo reconoce). Será a través de la ayuda de sus amigos que intentará volver a ser famoso dentro del ámbito actoral.

diasdevinilo1Días de vinilo retrata la historia de cuatro amigos que se conocen desde la infancia: Damián (Gastón Pauls), Facundo (Rafael Spregelburd), Luciano (Fernán Mirás) y Marcelo (Ignacio Toselli). De hecho, la primera parte de la película recurre a diversas analepsis para describir la infancia de cada uno de ellos, y las razones por las cuales ahora reflejan determinadas personalidades. El foco de la historia, sin embargo, estará en la decisión de casarse de Facundo. Esta situación será el marco para que cada uno se replantee su vida actual y será un momento en que todo estará en constante desequilibrio.

Lea también  Trono de sangre

La historia se construye a partir de pequeñas subtramas, situaciones por las que atraviesa cada protagonista. Analizando el total de la película, uno podría reclamarle que demora demasiado tiempo en presentar a los personajes y, en este sentido, el resultado final termina teniendo algunos minutos de más. Pero no hay que dejarse engañar: una vez que la historia avance, será difícil abandonarla. En algunas situaciones los hechos involucran a todos los amigos; en otras, a uno solo. Esta característica le da mucha frescura a la trama, proporcionando situaciones diversas. De todos modos, el hilo conductor siempre será el casamiento de Facundo, un hito en sus vidas.

diasdevinilo2Si en la serie Todos contra Juan se retrataba a un actor que tuvo tiempos mejores; en Días de vinilo, los personajes no corren con mejor suerte. Damián es un cineasta que está por filmar una película, pero cuyo guión no termina de ser comprendido. Luciano es un locutor radial que después de conocer a una cantante pop, se separa y tendrá que vivir con el fantasma del fracaso. Facundo resignó su sueño de ser compositor y trabaja en un cementerio privado. Y Marcelo, por último, es el líder de una banda tributo a Los Beatles que no logra triunfar. Está claro que el retrato que nos presenta Nesci es el de personas comunes, con frustraciones y anhelos; que constamente deben enfrentarse a contratiempos de las más diversas formas. A pesar de esta particular configuración de las distintas personalidades, Nesci niega que se trate de una historia autobiográfica “pero tiene ciertos elementos personales, no soy ninguno de los cuatro pero siempre digo que tengo lo peor de los cuatro y tengo amigos que tienen elementos de ese grupo”, afirma.

Lea también  Swiss Army Man

Diasdevinilo3El estilo que predomina en la mayoría de las subhistorias es la comedia. En ocasiones pasa de la comedia pura y extrema (la escena en que Damián pierde su guion y tiene que buscarlo por toda la ciudad resulta genial; del mismo modo pasa cuando Luciano pierde la audición e intenta que nadie se dé cuenta); pero la trama también atraviesa por momentos de nostalgia y sentimentalismo (de hecho, Nesci la define como una “comedia sentimental”). Incluso, también hay tiempo para el romance. De este modo, es muy sencillo lograr que los espectadores se identifiquen tanto con las situaciones como por los personajes. En este sentido, el gran mérito del director es lograr un producto que puede ser visto por un grupo amplio, ya que por alguna razón, todos podemos reflejarnos en las historias. Otro mérito es la impecable interpretación de todos los protagonistas, ya que logran reflejar las características típicas de los jóvenes adultos de Argentina. Nesci, consciente de la importancia de los intérpretes, volvió a confiar en Gaston Pauls para uno de los papeles principales, tal como hizo –como mencioné anteriormente- en Todos contra Juan.

Al final, el mensaje del film es claro: a pesar de todos nuestros defectos y de nuestras debilidades, cuando los lazos son fuertes, nada puede separar a un grupo de amigos cuya historia comenzó en la infancia, cuando cayeron del cielo decenas de discos de vinilo que marcarían el resto de sus vidas.

Trailer:

//www.youtube.com/watch?v=UFyTGwMnWmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *