Eddie Reynolds y Los Ángeles de Acero

El último trabajo de Gustavo Moheno no es otro remake, sino una historia original que versa sobre la reunión de una banda de rock mexicano llamada “Eddie Reynolds y los Ángeles de Acero”. Su reencuentro surge gracias a que un buen día Bono (sí, el de U2) escucha, en Irlanda, una de sus canciones en un vinilo, y quiere obtener los derechos para su nuevo álbum. Ante tal oportunidad, Eddie debe reunir a la banda para poder ceder los derechos.

Esta comedia simplona, llena de chistes locales, resulta hilarante por varios gags (como ver al imitador de Bono, o a Alcázar con el cabello de vocalista de banda grupera) y por ver a cuatro hombres maduros intentando –con éxito- ser los hombres más sexys de la escena nacional del rock.

Sin embargo, pese a que todo fluye con gracia, el final se siente forzado y aleccionador, lo que resulta totalmente innecesario para la plétora de banalidades que brotan en la cinta.

Lea también  Still the Water

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *