El amanecer del planeta de los simios

Es una hipótesis científicamente establecida y aceptada: el hombre ha evolucionado a partir de los simios. Las caracterizaciones realizadas demuestran que el ser humano comparte un porcentaje muy alto de sus propiedades genéticas con los simios mayores actualmente existentes. El trabajo investigativo desarrollado por personas como la doctoraDian Fossey (1932-1985), zoóloga estadounidense reconocida por su labor de estudio y de proselitismo conservacionista con los gorilas de las montañas de Ruanda y del Congo, ha facilitado la empatía y la sensación de cercanía de los humanos hacia los simios. La vida y obra de Fossey fue tema de la película Gorilas en la niebla (Gorillas in the Mist, Michael Apted, 1988). Motivada por el trabajo de George Schaller, dedicado a los gorilas, Fossey viajó a África en 1963 para observarlos y estudiarlos gorilas en las montañas en su hábitat. Tuvo también la oportunidad de conocer al famoso estudioso de la precursores humanoides, Louis Leakey y aprender así sobre el papel de los grandes simios en la evolución humana.

Dawn of the Planet of the ApesEs interesante examinar algunos hechos de la vida de Fossey, que de alguna manera me sirven de referencia y de contexto para examinar El amanecer del planeta de los simios. Ambas situaciones, la de Fossey y la de la película, tienen en común las complejas relaciones que se dan cuando el hombre asume de forma violenta y dominante sus contactos con el entorno, relaciones que tienen una alta probabilidad de llevar a la extinción de las especies que puedan competir con el constante avance humano. Desde 1966 con el apoyo de diversas entidades como la National Geographic Society, Fossey empezó su trabajo pionero con los gorilas en Zaire, debiendo, ante la situación política, trasladarse a Ruanda para continuar sus investigaciones. A base de paciencia inimaginable y de la amorosa observación de los gorilas, pudo comprender su comportamiento, llegando a convertirse en amiga real de estos seres, logrando la aceptación de varios grupos y la cercanía y el conocimiento de individuos concretos, a base de relaciones de confianza y de afecto. Naturalmente en su trabajo desarrolló la fama, llegando a establecer un centro internacional de investigación sobre los gorilas. Contribuyó mucho su disciplina y su capacidad para narrar sus historias. En 1983 publicó Gorilas en la niebla. Todo este trabajo de 22 años la llevó a enfrentarse con los cazadores furtivos que estaban llevando la especie de los gorilas de la montaña a la extinción. Esta lucha le creó muchos enemigos, y se sospecha que fue el motivo de su asesinato a machetazos en 1985.

Lea también  El hombre de las mil caras

Planeta de los simiosEn el amanecer del planeta de los simios se desarrolla un tema que ya se ha convertido en clásico, objeto de unas siete películas, a partir de la inicial, El planeta de los simios (Planet of the Apes, Franklin J. Schaffner 1968), series de televisión, cómics y libros. Todo se origina en la novela francesa La planète des singes (Pierre Boulle, 1963). Se trata de la lucha entre humanos en decadencia o en amenaza de extinción, que se encuentran ante una población de simios “humanoides”, con los cuales de ven en necesidad de desarrollar aproximaciones inteligentes, a riesgo de perder su continuidad como raza humana. En estas aproximaciones ocurren momentos de genuina cercanía, a lo Fossey, en los cuales los humanos sensibles podrían hacer suyas las últimas palabras de la valerosa mujer, escritas en su diario antes de morir “Cuando te das cuenta del valor de la vida, uno se preocupa menos por discutir sobre el pasado, y se concentra más en la conservación para el futuro”.

Precisamente este intenta ser el asunto central de la película que nos ocupa, en la cual en cada grupo, el de los humanos y el de los simios, aparece el enfrentamiento de dos tendencias opuestas. Por un lado, la de los que se atreven a imaginar un mundo mejor, evolutivo, basado en la confianza, la inteligencia, en la amistad y en las relaciones y, del otro lado, los que se resisten a abandonar las tradicionales confrontaciones basadas en el poder y en el liderazgo de los diferentes tipos de machos Alfa, que deben imponerse y hacer respetar su mando a bases de manifestaciones de fuerza y de malicia.

Lea también  Antes del frío invierno

Fotograma de El amanecer del planeta de los simiosMe parece que estas dos tendencia y confrontaciones están bastante bien elaboradas en la película, que aprovecha las distintas situaciones para describir la amplia riqueza de matices que se pueden dar, haciendo uso de dos extremos: la animalización y brutalidad de los humanos cuando usan sus armas y sus trucos de guerra sin cuartel y la humanización y ternura de los simios cuando se dejan invadir de sentimientos de fe y de esperanza. Pero a la vez, permitiendo que en ambos grupos se den las manifestaciones opuestas: grupos sensible de humanos, que se dejan llevar por la ternura hacia la diversidad y hacia la intrínseca belleza subyacente en los animales, con su básica inocencia y su potencial debilidad ante los hombres, más inteligentes y mejor organizados. Pero también grupos de simios feroces, implacables y vengativos, capaces de copiar y de desarrollar las tácticas guerreras de los humanos y de vencerlos en franca lid.

En el caso de los simios, se ha hecho un notable trabajo de representaciones de gestos y actitudes, utilizando todos los recursos de los efectos especiales y del diseño. Se ha logrados con estos generar intimidad y cercanía con los espectadores, que aprenden a identificar y a conocer a los simios por sus nombre y sus roles, como verdaderos protagonistas con los cuales se experimenta cercanía o rechazo, sin que se pierda su naturaleza animal. En esto tienen mucho que ver los juegos de posición y los movimientos, que todos captamos como de naturaleza animal, en combinación con los planos cercanos que permiten apreciar en los simios protagonistas, con miradas y gestos cuasi humanos, llenos de expresividad y de posibilidades, pero con suficiente remanencia de lo animal y de los instintivo, para que no se reduzca todo a la actuación de humanos gesticulando como simios. Vale la pena experimentar estas ricas sensaciones y dejarse llevar por evocaciones y posibilidades y sentir la ciertamente cercana “simiosidad” que nos subyace.

Trailer:

//www.youtube.com/watch?v=eVNn5RZcSuE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *