Entrevista a Shawn Christensen

Shawn Christensen, además de haber sido el líder del grupo de rock Stellastarr, se licenció en Ilustración y Diseño Gráfico en el Instituto Pratt. Entre sus trabajos destacados se pueden mencionar los cortometrajes que ha escrito y dirigido, Walter King, Brink y Curfew. Este último ganó el Oscar 2013 al mejor corto de ficción y ha llegado a cosechar una gran cantidad de premios a lo largo de festivales de cine por todo el mundo.

Este año ha escrito, dirigido, producido y protagonizado su primer largometraje, Before I Disappear, recién presentado a finales de agosto en el Festival de cine de Venecia, basado en el corto que le vio llegar a la cima de los Oscars. Lo entrevistamos para hablar sobre su famoso corto y su nueva película.

Raúl Liébana: Hay una cosa que me llama mucho la atención y por la que tengo una gran curiosidad. En tu anterior cortometraje, Brink, hay un plano en el que aparece un osito de peluche. Es el mismo que lleva entre sus brazos Sophia (Fátima Ptacek) en el inicio de Curfew.¿Simboliza algo en concreto?

Shawn Christensen: Sí, tiene un significado especial para mí del que no puedo difundir los detalles, pero esencialmente representa el final de una era y una amistad que tuve con alguien, y el principio de un nuevo capítulo en mi vida cuando empecé a dirigir películas. Estará en todas mis películas como un amuleto de la suerte.

RL: ¿Cuál fue el punto de partida para escribir el cortometraje Curfew?

SC: Empecé con la escena de la mano ensangrentada descolgando el teléfono y después escribí el resto del guion en orden cronológico. También recuerdo haber visualizado la secuencia del baile desde el principio, pero no Curfew_Rodaje_Plano cenitalestaba seguro si tendría el tiempo y el dinero para grabarlo.

RL: ¿Cambió mucho la primera historia que escribiste de la que finalmente hemos visto, o ya lo tenías claro y te salió esta historia con este fondo existencial desde el principio?

SC: Escribí una sola versión. Estuvo en mi cabeza por un tiempo. La redacté en dos días porque estaba deprimido por mis habilidades como escritor y quería quitarme de en medio el guion tan pronto como fuera posible.

RL: En Curfew has realizado toda una demostración de capacidad para concentrar información, esto implica que el espectador no tiene tiempo en ningún momento de desconectar. Este cortometraje tiene una gran intensidad en los diecinueve minutos que dura.

SC: Hasta cierto punto intentamos reducir el corto a quince minutos. Pero simplemente no pudimos. Estaba bien con su longitud final, pero temíamos que no lo admitieran en algunos festivales, porque era más largo que la mayoría de los cortometrajes que se presentaban en ese momento.

RL: La secuencia que abre el cortometraje me parece de una precisión antológica. Creo que es un ejemplo de lo que debe ser la narración cinematográfica, tanto en cuanto al guion, como en cuanto al montaje y la planificación…

SC: En los cortometrajes prefiero intentar captar la atención del espectador tan pronto como sea posible. También prefiero exponer la información rápidamente, de manera que el resto de la película se pueda desarrollar sin tener que explicar demasiado. La idea de abrir con una mano llena de sangre descolgando el teléfono, y después explorar lo absurdo de la situación, en la que un hombre en una bañera llena de sangre responde al llamado de su hermana malhablada que le pide que cuide de su sobrina, parecía ser una forma concisa de lograr una narración visual y una exposición rápida en menos de un minuto.

Lea también  Entrevista a Juan Sarmiento G.

RL: En general, ¿escribiendo el guion visualizaste cómo iba a ser el montaje de todo el cortometraje?

SC: Todas las transiciones entre escenas y el orden en que se colocarían fueron redactadas en el guion, incluyendo algunos de los movimientos de cámara. Sin embargo, me temo que siempre surgen ideas mejores cuando estás en la sala de montaje. Aunque el guion quedó muy parecido al montaje final.

Curfew_En la calle_Shawn_SophiaRL: Te has asegurado la posibilidad de realizar el montaje de varios de tus mejores trabajos: Brink y Curfew. Entiendo, por tanto, que el montaje es algo que valoras mucho.

SC: Supongo que la posproducción es mi parte favorita del proceso de creación de una película. Me gusta montar. Me siento cómodo montando. Pero tampoco me he podido permitir el lujo de trabajar con los grandes montadores. Me encantaría encontrar uno que me llevara lejos y me abriera puertas que nunca hubiera pensado que fueran posibles, pero cuesta dinero conseguir un gran montador, dinero que no tenía.

RL: Me encanta ese teléfono rojo que tiene Richie en el suelo del baño, ¿por qué un teléfono como ese? ¿Qué te inspira? ¿Te recuerda algo? ¿Tiene algún significado especial?

SC: Pensé que sería gracioso si el teléfono que hace de salvavidas de Richie pareciera como si se pudiera romper o dejar de funcionar en cualquier momento. El color rojo fue algo que mi director de fotografía y yo pensamos que era lo mejor para la puesta en escena y para combinarlo con la mano ensangrentada. Nos encantó el “look” de ese teléfono, simplemente.

RL: Creo, además, que el cortometraje está lleno de elementos que le dan una personalidad fascinante. Es el caso de los folioscopios que Richie enseña a Sophia, en otra escena memorable…

SC: Dibujé folioscopios cuando era más joven y aspiraba a ser un dibujante de cómic. Así es que esto proviene directamente de mi infancia.

RL: Tu interpretación me parece increíble, pero Fátima Ptacek es sencillamente deslumbrante. ¿Cómo, dónde y cuándo la encontraste? ¿En qué momento decides que es ella la que debe interpretar ese papel?

SC: Hice audiciones a varias actrices de Nueva York, que tuvieran entre 7 y 11 años, que estuvieran de acuerdo en aceptar el papel. No había muchas de ellas, porque el contenido del guion era muy adulto, y muchos padres se sentían incómodos con él, especialmente porque el pago era mínimo. Fátima fue, de lejos, la más disciplinada. Sabía que podría llevarla a ella a un nivel superior de energía más fácilmente que a un niño bajársela. Además ella  tiene también un oscuro sentido del humor que vino muy bien. Fue una de las pocas cosas de la producción de las que no me tuve que preocupar.

RL: Además de escribir, dirigir, interpretar y montar el largometraje, también compones. Ya creo que no se puede pedir más. Un artista total. Acerca de la canción “Goodnight radio – Sophia, So Far”, ¿la compusiste expresamente para la película?                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Curfew_Coreografía_Baile boleraSC: Tenía otra canción elegida para la secuencia del baile, pero el grupo no me permitió que la usara, así que cuando estaba en posproducción tuve que escribir una canción en su lugar que tuviera el mismo tempo y que fuera creíble que una chica joven la bailara. También tuve que borrar la canción que quería de mi cabeza, lo cual fue muy duro porque había planeado la secuencia alrededor de ella. Estoy contento de que todo saliera bien, pero realmente no tenía la intención de escribir una canción hasta que me vi en ese aprieto.

Lea también  Entrevista a Lisandro Alonso

RL: El momento en el que Fátima  baila al son de tu canción está lleno de vitalidad. ¿Quién dirigió esa coreografía?

SC: Allison Plamondon hizo la coreografía y también trabajó con todos los extras (que no eran bailarines profesionales). Elaboré algunos de los detalles específicos con ella y con Fátima, para asegurarme de que Sophia estaba coordinada con los redobles. Pero Allison añadió algunos movimientos y también atendió a los otros cincuenta extras.

RL: Aunque he leído ideas contrarias a lo que pienso, yo creo que el final de Curfew es un hermoso canto a la esperanza y a la posibilidad de aferrarse a algo o a alguien para seguir siempre adelante, evitando el suicidio.

SC: Totalmente. No creo que la película funcionara si el final no tuviera una sensación de esperanza. Sin un final feliz, estoy seguro de que la película no hubiera llegado tan lejos como lo ha hecho.

RL: ¿En qué momento te das cuenta de que puedes llegar a rodar un largometraje como Before I Disappear a partir del cortometraje Curfew?

Curfew_Coreografía_BaileSC: Poco antes de que fuésemos nominados para el Oscar. Tenía un guion y los productores estaban emocionados por hacerlo.

RL: ¿Qué diferencias hay entre Curfew y Before I Disappear? Para alguien que haya visto el cortometraje, ¿qué va a encontrar de nuevo?

SC: Se extiende la noche y se añaden otros pocos personajes. También tuve que hacer crecer ligeramente a Sophia, lo cual me permitió escribir su personaje de forma diferente y enfrentarla a nuevas situaciones. Su dinámica con Richie es ligeramente más rica, creo, en el largometraje. Pero en cuanto a la magia de las escenas originales yo prefiero las del cortometraje.

RL: ¿Cómo surge la idea y cuánto tiempo te lleva escribir la nueva historia para el largo?

SC: La idea surge una noche en la ciudad entre personas muy diferentes. Me llevó 200 páginas de ir en la dirección equivocada, para acabar donde estaba con el cortometraje.

RL: ¿Qué parte del equipo que intervino en el rodaje del cortometraje se ha mantenido para el largo?                                                                                                                            Before I Disappear

SC: Muchos de los cámaras y mi director de fotografía, Daniel Katz. También mis productores, Damon Russell y Andrew Napier. Casi todo el mundo que todavía estaba en el país regresó (la mayor parte del equipo del cortometraje era francés) y participó del rodaje, que duró veinte días.

RL: ¿Se podrá llegar a ver Before I Disappear en España?

SC: ¡Acabamos de asegurar la distribución y comenzaremos a desvelar esa información pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *