Inferno

Me gustan las películas que tratan una variedad de asuntos, esas que intentan dibujar el mundo en su totalidad, ese universo ancho y diverso, imposible de abarcar, tan complejo de definir y de entender. No me siento defraudado cuando el cuadro que se pinta es inexacto, demasiado ambicioso o, incluso, pretencioso. Para mí, lo importante es que los espectadores percibamos algún punto de vista que nos haga ampliar la mirada, aunque sea solamente durante el breve tiempo de exposición a una película. Identifico a las películas que se basan en las novelas de Dan Brown y a las protagonizadas por Tom Hanks con este tipo de cine y no me he sentido defraudado por ninguna de ellas. No importa que me arrastren a velocidad de vértigo por lugares históricos, superficialmente descritos por el profesor Langdon con aire de experto en simbología y en interpretación de acertijos, de los cuales dependen no solamente la trama de la historia sino la supervivencia misma del mundo. No importa que aparezcan personajes imposibles y falsos de toda falsedad, como una directora de la organización mundial de la salud comandante de una tropa cuasimiltar que defiende al mundo de un virus maligno sin que importen los métodos. No importa que en cada historia aparezca una mujer absolutamente inteligente y muy hermosa, que se las sabe todas, que desarrolla enorme empatía por Langdon, sin llegar al enamoramiento. Mejor dicho, precisamente por eso me gustan esas películas. Me hacen recordar esas series de cine de aventuras que se nos mostraban cuando era niño, en las cuales todo sucedía, una sorpresa detrás de otra, para romper la vida normal a base de desafíos y de interminables círculos de acciones heroicas.

Fotograma de InfernoQuiero resaltar algunos de los elementos de esta fórmula fílmica y señalar por qué es atractiva para muchos espectadores como yo. El primero de ellos es el desarrollo de una trama que se desenvuelve a base de descifrar acertijos y de la interpretación de símbolos, de la mano de un supuesto profesor y de los amigos que tiene por todo el mundo, cultivados en sus frecuentes actividades de conferencista visitante y de experto en la historia de los símbolos. Nos atrae esta imagen del científico amigable, que goza como un niño cuando encuentra por fin el significado escondido. Alienta en nosotros esa fuerza investigadora que tenemos, para ampliar y extender la mirada y ver detalles que no se habían visto antes, para descubrir lo que está oculto a base de preguntas y de ensayos de interpretación y para plantear lo que podría ser el próximo paso a seguir con visión creativa y motivación alegre.

Lea también  Viaje

Inferno, de Dan BrownEl segundo elemento es el empleo de realidades culturales, históricas y artísticas para acompañar la trama ¿Quién no se deleita, a quién no se le enciende la imaginación cuando se adentra con los personajes por el antiguo corredor Vasari en dirección hacia el Salón de los Quinientos en el Palacio Vecchio de Florencia?, ¿quién no se asombra ante la inmensidad de la Batalla de Marciano, mural de Giorgio Vasari, donde están escritas las misteriosas palabras “Cerca Trova”? ¿Quién no siente el misterio de penetrar los pasadizos de la Venecia medieval y la emoción de visitar la Basílica de San Marcos? Y ¿qué decir de la Basílica de Santa Sofía y de los cavernosos espacios subterráneos de la Basílica Cisterna en Estambul? Por todos ellos vamos en la compañía amable (aunque veloz) de Langdon o de alguno de los otros protagonistas, que se toman un respiro para señalar algún detalle atractivo, histórico, artístico o cultural, que permita al espectador sentirse presente y conocedor. Contribuye muchísimo el apoyarse en literatura valiosa y rica en posibles interpretaciones y en misterios, como es el caso de la Divina Comedia, de Dante. Pocos la habrán leído, pero casi todos pueden identificar muchos de sus símbolos, que hacen parte de la cultura misma, como es el caso del Infierno, elemento central de la presente historia.

Inferno, películaComo otro elemento a resaltar aparece un gran problema, vital para la humanidad o al menos para un grupo humano, que debe ser resuelto y enfrentado por los protagonistas, bajo la batuta reluctante del profesor, que va siendo atrapado por los eventos hasta volverse el centro de los mismos. Esto se intenta presentar de manera sofisticada, con el artificio de la intervención de personajes supremamente inteligentes, ricos, poderosos y cultos, que tejen los hilos de la realidad tras bambalinas. Si bien esto no deja de ser funambulesco, tiene un innegable encanto y nos pone a pensar, nos enfrenta a asumir posiciones a favor o en contra. Evocan estas imágenes fábulas de magos y sabios a veces malignos, a veces razonables y compasivos, pero siempre atrapados por un egoísmo que finalmente contribuye a derrotarlos.

Lea también  Operación UNCLE

inferno-5En estas películas se nos presenta un tipo de relación hombre-mujer que también es parte de una fórmula bien diseñada para atraer la atención y entretener. El veterano y maduro profesor constituye, personificado por Hanks, el arquetipo del amante-padre que atrae a jóvenes e inteligentes mujeres, expertas también, capaces de resolver misterios y de participar en aventuras, de tal manera que el profesor nunca está solo en sus vertiginosas excursiones. Siempre se lo ve en gran compañía, sin que escenas de sexo directo distraigan el argumento, aunque es evidente el enamoramiento discreto y respetuoso que florece sin remedio entre la pareja. En esta época, donde lo normal es la abundancia de amores superficiales y promiscuos, tiene cierto encanto este acercamiento tímido a la relación entre protagonistas personificados por actrices y actores famosos y atractivos.

Finalmente, nos encontramos ante una película de aventuras que mezcla lo moderno con lo antiguo, lo cultural con lo criminal, el arte y la ciencia; la destrucción con el idealismo, la compleja conspiración con la lógica y la sencillez, y que nos hace sentir viajeros de primera clase por los misteriosos senderos de la Historia.

 

Tráiler:

//www.youtube.com/watch?v=VCoqyfcaY9c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *