La bicicleta verde

En la historia del cine, la bicicleta ha sido la “protagonista” de muchas películas. Entre las que cabe ser recordadas está Ladrón de bicicletas (1948), de Vittorio de Sica, un clásico que se considera como una de las películas emblemáticas del neorrealismo italiano. Ambientada en la Roma de la posguerra cuenta una historia de Antonio Ricci, un desempleado desesperado en busca del trabajo. Cuando finalmente consigue uno, como pegador de carteles, resulta que necesita una bicicleta, pero en cuanto logra comprarla, se la roban. Ladrón de bicicletas comparte con La bicicleta verde algunas características del neorrealismo. Vamos a mencionarlas en el contexto de Wadjda para destacar estas semejanzas y establecer el vínculo entre ambas.

El cine neorrealista se caracterizaba por un contexto social definido. El tema central de La bicicleta verde es la posición de la mujer en la cultura árabe. La bicicleta con la que sueña Wadjda representa la libertad de movimientos que todavía en el siglo veintiuno no tienen las mujeres en los países árabes; es un símbolo de sus limitaciones, viven eclipsadas por los hombres en una sociedad ultra-patriarcal, donde tiene lugar la segregación por sexo en sumo grado. Ente otras cosas, montar una bicicleta supone un peligro para la dignitad de una chica y recibe gestos de ceño fruncido en señal de desaprobación.

El cine neorrealista tenía el sentido de realidad y utilizaba auténticos exteriores en la fase de rodaje, en vez del estudio artificial. Frecuentemente, La bicicleta verde se acerca a un documental sobre la vida cotidiana de las mujeres en Arabia Saudita. La directora misma admite: “No creo que sea una película política, solo quería demostrar cómo se vive en mi país”. Para contar la historia, en gran medida depende de las imágenes, más que de los diálogos. Los interiores, una mezcla de modernidad con la decoración tradicional, dan la impresión de que son auténticos.

Lea también  Al centro de la Tierra

fotograma de la película wadjdaEl neorrealismo hace uso intensivo de los actores aficionados, tanto como sea posible. El papel de Wadjda, una chica con mucho carácter que siempre llega al límite entre lo que puede hacer y lo prohibido, fue el primer rol de Waad Mohamed. Cuando se presentó a la audición, demostró el mismo espíritu despreocupado del personaje principal: llevaba pantalones vaqueros y cuando le pidieron que cantara, interpretó una canción de Justin Bieber. Una chica encantadora de once años que se lleva todos los aplausos, y a través de su actuación natural, logra demostrar una vida a punto de romper las aceptables normas sociales de la cultura árabe. Además, parece que como la gran mayoría de los actores, su rol en La bicicleta verde fue la primera aparición en la pantalla cinematográfica.

El cine neorrealista era un cine sin grandes medios, que escapaba a las reglas de la institución cinematográfica, en oposición a las superproducciones americanas. La bicicleta verde es una cinta independiente, de bajo presupuesto. Rodada principalmente desde una camioneta, cuenta una historia sencilla, pero desde la ingenuidad y sinceridad: es poderosa y conmovedora. El happy end que cierra el relato no es un fin en sí mismo, como sucede en la mayoría de las películas de Hollywood; es muy significativo y esperanzador para el futuro de las mujeres en situaciones parecidas y demuestra los aires de cambio en Arabia Saudita.

André Bazin, crítico y teórico francés, argumentó que el cine neorrealista representa la verdad, la naturalidad, la autenticidad y es un cine de duración. Sostuvo que “la desaparición de los actores, de la historia y de la puesta en escena desemboca finalmente en la perfecta ilusión estética de la realidad: en una más completa aparición del cine”. En la época del hipercine en la que vivimos, donde se mezclan los géneros, los enfoques y las escuelas, La bicicleta verde es una perfecta encarnación de la mirada que compartió Bazin.

Lea también  La jugada maestra

la-bicicleta-verde-wadjda- [320x200]Wadjda es el primer largometraje rodado enteramente en Arabia Saudita por una mujer. Ha ganado varios premios en todo el mundo, los más prestigiosos: los premios CinemAvvenire, CICAE e Interfilm en el Festival Internacional de Cine de Venecia 2012, el Dioraphne en el Festival Internacional de Cine de Róterdam 2013, el Directors to Watch del Festival Internacional de Cine de Palm Springs 2014, el premio de National Board of Review a la libertad de expresión 2013, el premio Muhr Arab en el Festival Internacional de Cine de Dubai 2012. Quizás deba lograr el premio Logro Sobresaliente de una Mujer en la Industria del Cine de Alianza de Mujeres Periodistas en Cine que en 2013 fue otorgado a la directora Haaifa Al-Mansour por cuestionar las limitaciones de los puestos en las mujeres dentro de su cultura. El filme también fue nominado a los Premios BAFTA 2014 en las siguientes categorías: Mejor película de habla no inglesa, Independent Spirit Awards: Mejor ópera prima y Satellite Awards: Mejor película extranjera, entre otras.

Wadjda es una película importante que debe ser vista. La directora de la cinta, Haifaa Al-Mansour dice: “La bicicleta verde sirve para retratar la esperanza y la perseverancia de muchas mujeres en Arabia Saudita” y añade: “Espero que mis películas les ayuden a arriesgarse y hablar de los temas que les resultan importantes”. Wadjda destaca con un mensaje claro: “El cine es el diálogo del mundo actual” (Elia Kazan). Es nuestra responsabilidad, de los espectadores, promover este tipo del cine que habla en nombre de los grupos desfavorecidos que siguen existiendo en el mundo.

Fuentes:

http://www.empireonline.com/features/breakout-stars-of-2013/p5
http://www.bicihome.com/20-peliculas-donde-la-bicicleta-es-protagonista/

Trailer:

//www.youtube.com/watch?v=3koigluYOH0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *