Mandela. Del mito al hombre

No hay nada mejor que los retazos para conocer una vida. No existe otro modo. Los seres humanos somos poliédricos, con aristas a veces, y nuestro pequeño-gran mundo, a ratos simple y a ratos complejo, se comprende por la suma de todas nuestras partes. Cuando la vida que escrutamos, ávidos de conocimiento o por curiosidad, es la de aquellos que buscan un mundo mejor, nuestra indagación se puede topar con trazos de absolutismo. Frecuentemente, nos olvidamos de los conceptos físicos del espacio y del tiempo, incluso de otra variable aún más importante: la humanidad del personaje.

La cinta de Justin Chadwick no es el retrato único y definitivo de Nelson Mandela. Y lo es porque es un retrato y existen más. En la variedad reside la riqueza del conocimiento de un hombre complejo.

Mandela: Long Way of Freedom es la adaptación de la autobiografía del activista Nelson Mandela. La película transita desde el nacimiento en el poblado de Mvenzo hasta su investidura como presidente de Sudáfrica, el 10 de mayo de 1994. De la mano de Idris Elba, actor encargado de ponerse en la piel de Mandela, recorremos los diferentes mundos, facetas y entornos en los que se movió el líder sudafricano, sin olvidar los casi treinta años de cautiverio.

Mandela. Long Way of FreedomEl filme de Chadwick intenta abarcar casi la totalidad de la vida de Nelson Mandela y eso no es nada fácil. Hay que explicar, emocionar, humanizar y, como en este caso, profundizar. Y esto último es lo que más se echa de menos en el retrato de algunos de los aspectos de la existencia de esta figura. Solo la más de media vida que sufrió de reclusión da para otra película. En este caso, el todo fagocita a alguna de las partes, cediendo originalidad en favor de un ‘biopic’ al uso. El resumen, la condensación y elección son virtudes necesarias en este tipo de películas y su buena utilización, difícil.

Lea también  República del Color

Con todo, la cinta se atreve a introducir dos de las facetas más polémicas para al gran público de la vida de Madiba. Por un lado, su aspecto mujeriego, y por otro, el uso de la violencia como instrumento de lucha política. Y son estas dos dimensiones las que aportan un atisbo de riesgo narrativo y frescura a la personalidad del retratado. Mención aparte merece el papel del actor Idris Elba, conocido por muchos por la serie The Wire. Elba realiza una gran interpretación, reconocida incluso con alguna nominación a premios, de Nelson Mandela. No tiene que ser fácil interpretar a personajes así, pero Elba resuelve y por momentos desborda por encima de forzadas caracterizaciones.

Fotograma de la película Mandela. Del mito al hombreLa traducción del título en España de esta cinta ha sido: Mandela: Del mito al hombre, obviando una vez más el original. Aunque esta vez el ‘nuevo sobrenombre’ aporta mucho más a la reflexión sobre la película y sobre el personaje. Los conceptos de mitificación y humanización siempre sobrevuelan las grandes biografías y bien administrados suponen la clave de la fórmula a seguir. Nelson Mandela no iba a ser una excepción a pesar de su contemporaneidad. A él también el mito amenaza con cristalizarle por encima de su humanidad. Y quedarnos como espectadores pasivos ante el trabajo de Chadwick aportará poco a nuestra crítica cinematográfica y ‘hagiográfica’. No lo duden, escruten ese mar que es Internet y sumen relatos, el puzzle necesita piezas que lo completen. Un servidor continúa en ello. Hay que dar ejemplo.

Tráiler:

//www.youtube.com/watch?v=FoVFMmyxgn8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *