Mil veces buenas noches

Año 1993. Julie en la cama de un hospital abre los ojos, hinchados. Unos días después, desde la misma cama, verá el funeral de su marido y su hija. Más tarde, en el muro de piedra, se araña su mano hasta sangrar. Posteriormente, en París, bañada por el sol en un banco, intenta dejar su vida anterior, pero sigue viendo su vida presente, a través de una lámpara de cuentas azules que había estado colgada en la habitación antigua de su hija, su único recordatorio del pasado. Veinte años después, Rebecca abre sus ojos amoratados en la cama de un hospital y le da la bienvenida su marido, luego sus hijas y amigos. Sin embargo, no se siente completamente bienvenida. No le quiere hablar a su marido ni a su hija mayor y, aunque ya esté en casa, le tratan casi como si fuera una intrusa. Las dos mujeres son dos protagonistas distintas de dos películas diferentes, pero tienen algo en común: ambas han sido interpretadas por la misma actriz, Juliette Binoche, y ambas, pese a que sus tragedias son incomparables, sufren la misma soledad, aislamiento e incapacidad para comunicar su mundo interior al mundo externo. Experimentan un conflicto interno y desequilibrio que marca sus vidas. Julie es la protagonista de Tres colores: Azul,de 1993, del director polaco Krzysztof Kieslowski, mientras que Rebecca aparece en la última obra del director noruego Erik Poppe, Mil veces buenas noches.

La búsqueda de este equilibrio y el dilema que sufre Rebecca cuando se enfrenta a la falta de comprensión por la parte de su familia es el tema central de la segunda película. Rebecca es una aclamada fotoperiodista de guerra que va a las zonas más conflictivas del mundo para contar la injusticia y, a través de su trabajo, sensibilizar a la opinión pública ante los horrores de la guerra, que ocurren en el mismo mundo donde algunos pueden desayunar tranquilamente en su propia casa, mientras otros mueren de a millones. Su trabajo es su misión en su vida, pero también es la causa por la cual casi pierde a su familia. Rebecca tiene que elegir: su trabajo o su familia.

Lea también  El hombre que mató a Liberty Valance

Fotograma de la película Mil veces buenas nochesCabe señalar dos elementos cinemáticos que hacen que el filme quede grabado en la memoria de los espectadores: la actuación de Juliette Binoche, así como la manera de contar la historia a través de los planos y la narración – el guion. La actriz francesa tiene un talento enorme para actuar con las expresiones sutiles de su rostro y transmite el conflicto interno que sufre a través del uso extenso del primer plano. Además, el primer plano ha sido empleado con los objetos que tienen mucha importancia para contar la historia, particularmente las cámaras y las fotos, así como, por ejemplo, el regalo, un fuurin: una campanilla de viento que representa una familia de cuatro personas (como la familia de Rebecca) tomadas de la mano y que, supuestamente, ella trae de Kabul. Por otro lado, el director aprovecha el paisaje inmenso y espacioso de Irlanda, donde vive Rebecca con su familia, y utiliza los planos generales para mostrar la soledad que ella experimenta frente a su dilema. El ritmo de la narración deja a los personajes desarollar sus  razones y emociones sin prisa, pero tampoco lentamente, así que el espectador les puede acompañar cómodamente en su viaje hasta el final del filme. Como ya ha sido señalado anteriormente, el guion, a través de los diálogos, consigue demostrar el ambiente tenso y la presión subyacente que se da en la familia de Rebecca.

Tuser ganger got natt Curiosamente, para el público que había visto la obra del director polaco Krzysztof Kieslowski,donde aparece la protagonista Julie, la analogía con la manera de demostrar la tragedia del personaje de Erik Popp es innegable.  Ciertamente, la figura de Juliette Binoche proporciona este vínculo. No obstante, la semejanza no está limitada a la actuación únicamente, sino al lenguaje cinemático. Tal vez sería un ejercicio útil explorar las influencias de Krzysztof Kieslowski, que nació veinte años antes que el noruego, en la filmografía de Erik Poppe.

Lea también  La bicicleta verde

 Mil veces buenas noches posee elementos autobiográficos: en los años ochenta, Poppe trabajó como fotoperiodista y cubrió conflictos en América Central, África, Oriente Medio y el Sudeste Asiático. Su filme recibió el gran premio especial del jurado en el Festival Internacional de Cine de Montreal en 2013. No es la primera ni la última obra en la que se trata esta profesión de riesgo, pero por la manera de contar la historia y las emociones que invoca, es un espectáculo casi imperdible.

Fuentes:

A Thousand Times Good Night

Trailer:

//www.youtube.com/watch?v=ulxbMRieVzo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *