The Homesman

Existen territorios dentro del globo terráqueo donde las inclemencias son tan extremas que no permiten la existencia de vida humana. Pero hay zonas, donde esta combinación se ha hecho posible, aunque no con pocas consecuencias, como si la única manera posible de sobrellevar tales condiciones pasase por la pérdida total de la cabeza, cuando la locura nubla cualquier atisbo de consciencia. En un recóndito lugar de Iowa, tres mujeres han encontrado refugio, pero el paso del tiempo en dicho lugar les ha llevado a la locura y necesitan ser rescatadas para ingresar, muy lejos de allí, en un sanatorio donde puedan recuperarse. La encargada de llevar a cabo esta compleja misión es Mary Bee Cundy (Hillary Swank), mujer soltera en la treintena, quien se ofrece como voluntaria en esta afrenta. Su vida solitaria está marcada por un sentimiento de infelicidad, al no haber encontrado a un hombre con quien formar una familia, tras varios intentos fallidos. Mary cruzará el desierto en solitario hasta que se encuentre en su camino con Briggs (Tommy Lee Jones), a quien salva la vida a cambio de su colaboración en el viaje.

Después de Los tres entierros de Melquíades Estrada (2005), que también tuvo su presentación en Cannes, Tommy Lee Jones regresa al desierto americano para desarrollar un western fronterizo y crepuscular que se desmarca, al imprimir el protagonismo sobre las mujeres, en contraposición al estándar masculino que encontramos en los clásicos westerns. La figura de Biggs, que llegado cierto momento, tomará las riendas protagónicas, es el contraste adecuado para que esta historia llena de tonalidades grises encuentre ciertos momentos de distensión.

Lea también  Pride

Una road movie muy bien construida, a través de parajes llenos de peligros que la caravana de mujeres deberá ir sorteando para lograr sobrevivir, con un punto de partida muy bien definido, algunos giros inesperados que cambiarán el rumbo de los acontecimientos y una conclusión final, que abunda en los terrenos fronterizos que caracterizan al film, que sufraga entre lo naif y el drama de la resistencia humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *