The Salt of the Earth

Wim Wenders, interesado en la figura del fotógrafo Sebastião Salgado, ha querido acercarnos su trabajo en colaboración con Juliano Ribero, hijo de Salgado, mediante la narración de algunas de las historias que existen detrás de sus fotografías. El documental propone una experiencia que se disfruta mucho, al poder ver en pantalla grande algunas de las mejores capturas del reconocido fotógrafo. Un recorrido por los proyectos que ha realizado a lo largo de su carrera que le han llevado a recorrer gran parte del planeta.

El documental se centra en las intenciones que Salgado tuvo a la hora de enfocar su objetivo más que en darnos a conocer su forma de trabajo desde un punto de vista profesional y técnico, por lo que este retrato nos deja un acercamiento a su figura muy superficial. Y lo que podemos entresacar de la intención de sus fotografías, es su gran conexión con el medio ambiente, sobre todo a través de su proyecto Génesis (2013), que de alguna manera termina cerrando con la reflexión sobre la labor de reforestación de la tierra que le vio nacer, que durante los últimos años ha llevado a cabo junto a su mujer.

Pero no es belleza todo lo que muestran sus fotografías y quizás, lo más interesante del documental sea el debate que nos surge (que, en realidad, Wenders no propone, solo planea por encima) tras conocer sus argumentos sobre las intenciones que tuvo al abordar el proyecto Éxodos, centrado en dar a conocer aquellos pueblos que se han visto en la necesidad de abandonar su entorno para poder sobrevivir. Aquí se abre una brecha en la imagen del fotógrafo. Su mirada, esta vez interesada en la hambruna y la miseria humana y que, según su argumentación, encuentra justificación en la necesidad de dar a conocer esas otras realidades, nos sugiere sobre todo, la pregunta sobre la cuestión moral de algunas de sus instantáneas, detrás de las que existe un fin comercial. Dónde están los límites, si es que estos existen, acerca de lo fotografiable y la dignidad humana. En definitiva, algo que ya surgió en el año 2000 con la publicación de este trabajo.

Lea también  Dos días, una noche

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *