The Tribe

La propuesta que ofrece The Tribe es tan atrevida y original que hasta ahora no se había hecho nada igual en cine. Rodada en lenguaje de signos para sordomudos, sin subtítulos, ni voice over. Aunque solo el colectivo de sordomudos podrá entender al completo los diálogos, el film se comprende sin ningún problema, tanto el hilo argumental como lo más importante, el lenguaje silente, el lenguaje corporal y gestual y los sentimientos que afloran a través de las imágenes, que guían el devenir del relato.

Un joven ingresa en una escuela donde tendrá que acostumbrarse a las particulares normas internas de los demás estudiantes, para poder sobrevivir en la pequeña ciudad sin ley que constituye la escuela, donde los más fuertes se imponen. Allí se enamorará de una de sus compañeras y hará todo lo que esté en su mano por ser correspondido y protegerla. The Tribe es una historia de amor muy encarnizada, con altas dosis de venganza, violencia y sexo.

Para acentuar el poder de la mímica corporal, Slaboshpytskiy ha decidido rodar la película al completo con steadycam, a base de largos planos secuencia, que siguen a los jóvenes del internado sin interrumpir sus acciones. Además, este tipo de planos dan un mayor realismo y favorece la tensión in crescendo que se va remarcando según avanza el film, hasta terminar en una cascada tortuosa. Una ópera prima que ha arrasado con todos los premios de la Semana de la Crítica y que bien podría haber sido ganadora dentro de las Secciones Oficiales del Festival de Cannes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *